¿Cómo acelerar el metabolismo en el organismo?

¿Cómo acelerar el metabolismo en el organismo?

julio 26, 2018 0 Por Beneficiode

Cómo acelerar el metabolismo.

¿De qué hablamos cuando nos referimos al metabolismo?

El metabolismo podemos definirlo como la función que tiene nuestro organismo de transformar los nutrientes en energía. Factores como la edad o el tipo de vida influyen en que se trate de un proceso rápido o lento. Para que lo entendamos, al referirnos al metabolismo lo estamos haciendo a un conjunto de procesos físicos, pero también químicos, que ocurren en nuestras células.

La energía que obtenemos de esos nutrientes la utilizamos para: respirar, hacer la digestión, regular la temperatura corporal, etc.

Es importante que sepamos que, según sea nuestro metabolismo -rápido o lento- condicionará algunas acciones, ya que no responderemos de igual forma a una misma dieta o a una acción cotidiana.

De forma general podemos indicar que las personas con un metabolismo lento tienen más dificultad para bajar de peso, sufren más cansancio y tiene digestiones más lentas y pesadas, además de problemas de estreñimiento.

Por el contrario, quienes tengan un metabolismo rápido tendrán dificultad para engordar, un apetito constante, mala absorción de nutrientes en el intestino y un exceso de energía.

Cómo acelerar tu metabolismo y alimentos que te ayudan a bajar de peso.

Si pensamos que no comer, o hacerlo pocas veces, nos ayuda a acelerar nuestro metabolismo estamos partiendo de un grave error.

Acelerar el metabolismo en el organismo

Reduce tu contorno de cadera.

Es importante comenzar el día con un rico desayuno y terminar el día con una cena más ligera.

Otra idea que debemos desterrar es que si hemos heredado un metabolismo lento de nuestra familia hemos de estar condenados a vivir toda la vida con sobrepeso.

Somos capaces con esfuerzo y algunas pautas cambiar el metabolismo. Y ponerlo a trabajar a nuestro favor, de forma que podamos bajar de peso de forma sana y con el menor esfuerzo posible.

 

Comenzar el día con un buen desayuno.

Si, ya sabes que el desayuno es la comida más importante del día, pero así todo, no lo sigues haciendo bien. Te has obsesionado pensando que, si comes poco, es mejor, y no es cierto.

Cuánto antes comience a funcionar cada día tu metabolismo por la mañana mejor.

Pan, aceite, aguacates, fiambres, queso, café, leche, huevos, espinacas… El cuerpo comienza a trabajar desde bien pronto. Por la noche ocurre todo lo contrario, motivo por el que recomendamos cenar ligero.

Empieza a tomar infusiones.

Añade infusiones a tu alimentación como el té verde. Sus beneficios antioxidantes se suman a su capacidad para acelerar el metabolismo, ya que facilita la oxidación de la grasa y la termogénesis.

Introduce alimentos ricos en Omega 3.

Añadir a nuestra alimentación productos que contengan una gran dosis de Omega 3, como puede ser el salmón o el atún, pero también los frutos secos, es otro cambio que ayudará a que nuestro metabolismo comience a cambiar su ritmo, pasando de un estado mucho más lento a uno más rápido. Esta aceleración ayudará a la pérdida de peso.

Haz 5 comidas al día.

Insistimos en que, para activar el metabolismo y con ello obtener una reducción en nuestro peso, no es conveniente estar mucho tiempo sin comer. Es mucho más beneficioso comer más veces, hasta seis al día, menos cantidad, ya que de esta forma nuestro organismo estará siempre en movimiento, siempre trabajando.

Realiza deporte de forma diaria.

Añadir actividad física a nuestro día a día es fundamental. Puede ser del tipo que más nos guste y que se adapte a nuestra vida. Desde caminar o correr, nadar o practicar algún deporte que nos entretenga, como el tenis. Incluir en el deporte intervalos de mayor intensidad hace que tu cuerpo consuma más energía, lo que hace que se fortalezca la capacidad de las células por regenerarse. El descanso no es sólo necesario, sino altamente recomendable, después de cada ejercicio. En ese período conseguimos que nuestro cuerpo se recupere y vuelva a un estado de relax.

Elimina las grasas de tu salud.

Reducir todo tipo de grasas de la dieta es fundamental. Pero, fundamentalmente, debemos eliminar las grasas transgénicas, ya que no favorecen en nada a acelerar nuestro metabolismo.

Añade más proteínas a tu dieta.

Nuestro organismo tarda más tiempo en digerir las proteínas. La ingesta de proteínas te deja satisfecho durante un período más largo y, además, tu metabolismo siga en funcionamiento constantemente, por lo que sigue quemando grasas durante todo este proceso.

Controlar nuestro cuerpo es fundamental.

Realizando todas, o algunas de estas recomendaciones indicadas, es posible acelerar nuestro metabolismo y es posible conseguir que este trabaje a nuestro favor. De esta forma, además, conseguiremos una reducción de la sensación de hambre y una disminución de nuestro peso.

No vamos a negar que la genética pueda marcar algunas características de nuestro cuerpo, pero no vamos a permitir que por no tomar el control y cambiar unos hábitos, esto se nos vaya de las manos. Es posible modificar y cambar nuestro metabolismo y lograr así bajar de peso. Acelerar nuestro metabolismo es definitivo que nuestro cuerpo trabaje más rápido y que queme más energía, con lo que estaremos con más facilidad en nuestro peso.

Aprender a autorregularnos y trabajar a favor de nuestro cuerpo es mucho más beneficioso y nos permite obtener mejores resultados que tratar de realizar dietas difíciles de seguir, caras, e, incluso, perjudiciales para la salud. ¡Siguiendo estas pautas verás que es posible el cambio!