Alimentos que ayudan a reducir el colesterol.

Alimentos que ayudan a reducir el colesterol.

junio 23, 2018 0 Por Beneficiode

Alimentos para reducir el colesterol.

La hipercolesterolemia -que así es como se le llama a tener el colesterol por las nubes -es una de las enfermedades que más trastornos genera a la población en la actualidad. Se ha demostrado que tener el colesterol elevado en sangre es una causa directa -si directa- de sufrir enfermedades cardiovasculares muy graves. ¡No tienes excusas!  Las personas que tienen el colesterol alto no suelen presentar síntomas por lo general, por lo que es necesario un control analítico habitual -una vez al año a partir de los 45 años- para poder ver cómo se encuentran los niveles de colesterol en sangre.

Para que lo tengamos claro, en la actualidad se considera que el colesterol empieza a estar elevado cuando, el colesterol total – que es la suma del malo y del bueno- se encuentra por encima de los 200 mg/dl. La situación es más grave cuando el colesterol alcanza cotas superiores a 250 mg/dl, lo cual ocurre muchas más veces de los que pensamos.

Debemos tomarnos muy en serio, nuestro nivel de colesterol, porque si bien a corto plazo no es una amenaza, con el paso de los años la mortalidad es elevada. No olvidemos que, en España, entre los 35 y 65 años, casi un 20% de la población lo tiene por encima de los 250 mg/dl y casi un 60% alcanza los 200 mg/dl. ¡Si, lo que estas leyendo!  Sólo el 20% dentro de estas edades no tiene problemas con su colesterol.

Las causas de tener un alto nivel de colesterol en sangre, pueden ser genéticas -porque el cuerpo fabrica más del deseado-, pero, sobre todo, se debe a malos hábitos como una dieta rica en grasas saturadas y azucares y pocas frutas o verduras. La obesidad, el tabaco o la falta de ejercicio físico favorecen su aparición.

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es una molécula grasa que es importante para la vida, y que la encontramos en la sangre y las células de los animales y las personas. Al ser nuestra sangre un medio acuoso, una grasa como el colesterol, no puede circular libremente a través de ella. Es por este motivo por el que la colesterina se mueve en las lipoproteínas para desplazarse por dentro del cuerpo. En función del tipo de lipoproteína distinguimos entre el colesterol “bueno” -aquel que viaja en dirección al hígado y que será gastado- y el colesterol “malo”. Cuando nos referimos al colesterol de forma general, lo estamos haciendo a la suma del bueno y del malo, que debería estar siempre por debajo de los 200 mg/dl.

Entre los peligros más comunes de tener el colesterol elevado en sangre es que se acumula en el interior de las arterias y se produce la formación de “placa de ateroma” y que hace que las paredes de nuestras arterias sean más gruesas y rígidas, por lo que dificultan el paso de la sangre y aumentan la presión arterial. Esto puede bloquear el vaso sanguíneo y ayudar a la formación de trombos, que pueden ocasionar un accidente cerebro-vascular como un ictus cerebral o una embolia. El infarto de miocardio está ligado al colesterol muy estrechamente por lo que tener el colesterol alto puede ocasionar problemas muy graves como para no darle la importancia que merece.

alimentos que reducen el colesterol

Frutas y Verduras que reducen el colesterol

Alimentos para reducir el colesterol que podemos incluir en nuestra dieta.

Os indicamos los alimentos capaces de reducir la colesterina y las diferentes maneras en las que puedes consumirlos e integrarlos en nuestra dieta.

La avena.

Tiene en su composición un conjunto de sustancias cuyo efecto ha demostrado la reducción de las tasas de colesterol plasmático: grasas insaturadas, avenasterol, fibra y lecitina.  La forma habitual de comer avena es en copos, mezclada con frutas, leche o yogur. Una dieta equilibrada y una buena dosis de avena ayuda a reducir el nivel de colesterol.

La cebada.

Comparte con la avena su riqueza en un tipo de fibra soluble, que conocemos como los betaglucanos. Estos han demostrado ser eficaces en la reducción del colesterol-LDL, el malo.  A la hora de cocinar lo trabajamos como al arroz, aunque le cuesta más tiempo cocerse. En una ensalada fría o templada o cocinada como en un salteado de verduras son solo dos de las muchas formas de cocinarlo.

Las legumbres.

Participan, de forma directa, en la reducción del colesterol y en la prevención de la formación de la capa de ateroma que degenera en enfermedades cardiovasculares. Las lectinas ayudan mucho en el transporte de colesterol sanguíneo y su metabolismo y reducen el riesgo de acumulación en las paredes de las arterias. Las legumbres las consumimos en ensalada, en sopas, cremas o potajes. También en forma de paté como el humus elaborado con garbanzos. Es un alimento que debemos incluir semanalmente al menos una vez en nuestra dieta.

La berenjena y frutas como manzanas, uvas, fresas y cítricos.

El efecto hipocolesterolemiante se debe a su aporte de fibra, que limita y retrasa la absorción intestinal del colesterol, al favorecer la mezcla con los ácidos biliares y que el conjunto se elimine por las heces.  Incluir dos piezas de fruta al día sería una decisión de gran transcendencia e importancia.

Los frutos secos, principalmente las nueces.

Las nueces son un aporte de ácido alfa-linolénico, que el organismo transforma en ácidos grasos omega-3. Además, contiene también fitosteroles, que ayudan a la reducción del colesterol. Puedes comerlos solos o acompañando ensaladas, arroces o pastas.

La soja.

El consumo continuado de soja nos proporciona una cantidad de grasa de alta calidad nutricional -ácido linoléico y oleico-, lecitina e isoflavonas, que son beneficiosas para el organismo por su capacidad reductora del colesterol sérico. Se puede preparar guisada como cualquier legumbre. De ella se obtienen derivados como los brotes de soja, la bebida de soja, el tofu, salsa de soja y el seitán.

Pescado.

Los pescados azules tienen grasa rica en ácidos grasos poliinsaturados de la serie omega-3, que ayudan a disminuir los triglicéridos plasmáticos, aumentar la vasodilatación arterial, reducir el riesgo de trombosis y la tensión arterial. Retrasan la aparición de enfermedades cardiovasculares. Se aconseja un consumo de pescado azul fresco de dos veces por semana. Sardinas, boquerones o anchoas, atún, bonito y salmón entre los más consumidos.

Tratamiento para el colesterol y ¿cómo bajarlo?

En primer lugar, hay que cambiar hábitos que favorecen el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Fumar, beber, el alcohol, tener problemas de sobrepeso u obesidad y una mala alimentación son sólo algunos de los hábitos que juegan en contra para poder bajar nuestro nivel de colesterol. Cuando somos incapaces de cambiar estos hábitos debemos recurrir a los medicamentos, pero así todo se recomienda hacer una dieta cuando tengamos colesterol alto, con algunos de estos alimentos.