Soja, alimento repleto de increíbles beneficios.

Soja, alimento repleto de increíbles beneficios.

julio 5, 2018 0 Por Beneficiode

Los beneficios de la soja para nuestra salud.

Posiblemente hace unos pocos años consumir soja era un privilegio de ciertos países orientales o de personas con un nivel adquisitivo alto en el resto del mundo. Hoy en día este producto está presente en todas las tiendas de dietética y en la mayoría de hipermercados. Hoy podemos compra la soja o cualquiera de sus múltiples derivados como leche o cremas.

Es un producto agrícola de gran valor biológico, fuente de proteína en las dietas orientales. Cuando hablamos de soja lo hacemos de una legumbre rica en proteínas y antioxidantes. En definitiva, un alimento altamente nutritivo, cada vez más utilizado como un suplemento perfecto de alimentos como la carne.

Incorporar este nutritivo alimento en una dieta  ayuda al crecimiento de los más pequeños y nos permite llevar una vida sana, lejos de enfermedades. Además, es uno de los productos que se puede consumir de mayor cantidad de formas de todos: En helado, en brotes, en ensalada, en salsa… Las opciones para consumirla son innumerables.

Lo que todos conocemos sobre la soja.

Es una fuente de proteína de gran calidad, muy similar a la de origen animal. Es por ello utilizada en las dietas vegetarianas y veganas para suplir las necesidades de proteínas. Además, las proteínas derivadas de la soja, reducen los niveles de colesterol y de los triglicéridos en la sangre, por lo que reduce considerablemente el riesgo de sufrir enfermedades coronarias.

Su consumo regular mejora la salud ósea, con la disminución de la masa ósea, sobre todo en mujeres con menopausia. Además, ayuda a reducir síntomas como los sofocos, debido a las isoflavonas.

beneficios de la soja para la salud

Soja preparada para comer

Principales beneficios de la soja.

Reduce el Colesterol.

Ayuda a controlar el colesterol. Consumir tres vasos de leche de soja al día disminuye hasta en un 10% el colesterol malo y aumentan entorno al 8% el bueno.

Combate el envejecimiento.

Nos ayuda a luchar contra el envejecimiento, ya que la vitamina E que contiene, los ácidos grasos y los fosfolípidos, ayudan a mantener la juventud de nuestras células, además de conservar en buen estado nuestra piel.

Ideal para la menopausia.

El consumo de soja reduce, tal y como hemos indicado, los síntomas de la menopausia, sobre todo en la lucha contra la osteoporosis y el control de los sofocos.

Potencia las habilidades del cerebro.

Un consumo moderado favorece el aprendizaje y aumenta el nivel de concentración. Todo esto es debido al ácido alfa-linolénico, que favorece el desarrollo de las membranas de las células del cerebro. Es fundamental durante el embarazo y los primeros años de vida. Contiene fosfatidilcolina, que mejora nuestro organismo ante la pérdida de memoria y la falta de atención, más frecuente en la tercera edad.

Cámbiala por la leche.

Es un perfecto sustitutivo de la leche y, además, no tiene lactosa, por lo que es ideal para quien tiene algún tipo de intolerancia.

Espectacular escudo anti-cáncer.

Nos ofrece una protección extra contra ciertos tumores. Contienen unas sustancias llamadas fitoestrógenos. Éstas parecen tener una acción protectora frente a determinados cáncer como el de mama o el de próstata. También ayudan a prevenir enfermedades coronarias.

Es un fuente de nutrientes.

Posee una riqueza en vitaminas y minerales. Las vitaminas del grupo B, principalmente. Y el aceite de soja contiene también vitaminas A y E. Aunque no seamos conscientes, debemos saber que, en cuanto a minerales, la soja posee cantidades mayores que las de cualquier otra legumbre, destacando el potasio y el fósforo.

No podemos terminar sin recordar el alto valor de proteínas que contiene. Más que la carne y los huevos o la leche. Pero, además, no debemos olvidar que el valor de sus proteínas es mayor que el de las legumbres, ya que tiene mayor cantidad y calidad en sus aminoácidos.

Equilibra las grasas del organismo.

Es rica en ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados, ayudando a equilibrar en nuestra dieta el efecto total de las grasas. Debemos realizar un consumo equilibrado.

Mejora el rendimiento del cuerpo.

Y, por supuesto, es una fuente importante de lecitina, que ejerce una acción reguladora sobre las tasas de colesterol en sangre y beneficiosa sobre la memoria y el envejecimiento de las estructuras nerviosas por lo que ayuda a mejorar el rendimiento intelectual en todas las etapas de la vida. Por todo ello la soja es consideraba como una gran regeneradora de las membranas celulares a nivel general.

¿Cómo consumir la soja?

En la actualidad encontramos productos que contienen soja con mucha facilidad. Desde leche de soja, aceite de soja, tofu, harina de soja, brotes de soja, nueces de soja, salsa de soja, miso, concentrados de soja y un largo etcétera. Además, debemos desmentir el mito del coste elevado de los productos que llevan soja. Los precios cada vez se han ido ajustando más.

Aunque es un alimento muy recomendado y con una gran cantidad de beneficios, como ya hemos visto, deberíamos realizar un consumo moderado, ya que el exceso puede ser perjudicial ya que puede dejar al organismo sin yodo, lo que dificultaría la absorción de calcio, magnesio, hierro, cobre y zinc. Tampoco es recomendado para las personas con altos niveles de ácido úrico, ya que podrían desarrollar gota. Para los demás es toda una fuente de vida.